FIRMADO EL CONVENIO PARA LA PUESTA EN VALOR DEL BIEN PATRIMONIAL CULTURAL “EL CABALGADOR”



Lugar de trabajo en las sierras de Madridejos

Con la firma de este convenio, el Ayuntamiento de Madridejos consigue 8.000 euros de financiación para este importante yacimiento


El Ayuntamiento de Madridejos y la Diputación Provincial de Toledo han firmado un convenio para la puesta en valor del bien patrimonial cultural "El Cabalgador" en las Sierras de Madridejos, durante la anualidad 2019.

El acuerdo ha sido suscrito entre el alcalde de Madridejos, José Antonio Contreras, y el Presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez.

Para la firma del convenio se reunieron el Presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, y el alcalde de la localidad manchega, José Antonio Contreras, quien procedió a la firma del acuerdo.


Directores de las obras

Con este convenio, la Diputación de Toledo se compromete a financiar con un montante de 8.000 euros, los trabajos que se vienen realizando en este enclave de las sierras de Madridejos, de excavación y prospección superficial que están dejando a la luz, restos de asentamientos pertenecientes a la Segunda Edad del Hierro y de la Edad del Bronce.

El objetivo de estos trabajos arqueológicos es continuar con la excavación de las dos áreas abiertas en las campañas desarrolladas en los años anteriores y en función de los resultados obtenidos y del desarrollo de los trabajos, abrir una nueva zona de trabajo.

Mediante este proyecto se pretende realizar la cuarta campaña de actuaciones arqueológicas con la finalidad de poner en valor los restos objeto de estudio que aúne el estudio científico y la difusión a los habitantes, así como su protección.



PROYECTO

Las excavaciones se están realizando en una zona junto a una gran torre donde se han encontrado unos silos o espacios de almacenamiento para el excedente de cereal, en esta campaña, donde se ha ido retirando los niveles de derrumbe y hemos comenzado a ver definidos espacios de hábitat. 

“Entre estos espacios de hábitat hemos encontrado una habitación con varios fragmentos de prensas de telar lo que nos ha revelado a que este espacio estaba dedicado a esta actividad industrial”, explicó Arqueoestudio en la presentación de su tercera campaña.

En las tareas de exploración se ha abierto una nueva zona de trabajo en la zona oeste del cerro, donde hemos descubierto un tipo de habitación de carácter simbólico-religioso, donde nos ha salido un resto de una torre, restos de un hogar, y han aparecido varios hornos relacionados con el trabajo del metal. 

Para Arqueoestudio cualquier objeto que se encuentra es de interés, pero se pueden detallar objetos de estado bastante complejo y completo, como recipientes cerámicos, una cazuela carenada muy típica de esta época, una olla y una jarra de bastante interés”, precisó el arqueólogo. 

En la última campaña, la tercera, aparecieron objetos de metal, como apliques de hierro, que los arqueólogos intuían que estuviese relacionado con el hogar que se ha descubierto donde pudo usarse para cocinar los alimentos. 

Una de las novedades de la tercera campaña fue que se realizó un vuelo con dron por la zona que ha proporcionado a los arqueólogos una vista cenital tanto del yacimiento como del entorno, y además nos ha permitido tener una foto de alta calidad y con detalle, cosas que en trabajo de campo no se ve, como alineaciones, posibles muros, posibles espacios que luego se contrastan con la excavación. 

Una novedad más es que se han visitado tres minas distintas, la del “Polvorín”, del “Agua” y del “Cobre”, donde se han encontrado distintas muestras. Esta actuación es la primera vez que se hace desde que comenzó el estudio; aunque desde el CSIC se hizo hace años. 

“Esta muestras se han llevado al CSIC donde se está realizando una estudio de los metales en toda la península, y que pasarán a formar parte de la base de datos que a nivel nacional está trabajando el técnico del CSIC Ignacio Montero”, precisó el arqueólogo Lorenzo Galindo. 

Según el estudio que lleva Arqueoestudio los cerros de “El Cabalgador” y “Cebrián” son los que controlaban todo el territorio, el lugar donde estaban las minas, los recursos agrícolas y las vías de comunicación, complementándose entre ambos. 

Continuidad de los trabajos

En diciembre presentaron la memoria de la última campaña y el proyecto de la siguiente, donde se recogía la intención de continuar las dos zonas de trabajo que hemos abierto (la zona 400 y la zona 600), y se quiere comenzar con una nueva zona de excavación situada más al norte, en una zona más baja”, apuntó Lorenzo Galindo. 

La empresa colabora con el CSIC para el análisis de los metales y restos que se han encontrado en las minas, y en las excavaciones están trabajando los arqueólogos Lorenzo Galindo y Vicente Marcos Sánchez, directores de la excavación; vecinos de Madridejos de los Planes de Empleo que aporta el Ayuntamiento y estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid y de la Comunidad Autónoma de Madrid, quienes trabajan mediante convenio con la empresa Arqueoestudio de sendas universidades. 

Arqueoestudio además está trabajando en el acceso por parte del ciudadano al estudio que se está llevando a cabo a través de internet y en la elaboración de una publicación que explique todo el trabajo que se está realizando y está por realizar.

Comentarios