MTNOTICIARIO PASA A LLAMARSE MANXA DIGITAL

UN PREGÓN SIN LÍMITE PARA EL CORAZÓN DE MADRIDEJOS




La Semana Santa de Madridejos 2019 se llenó de un pregón intenso, profundo, llegado de las raíces del propio Cristo Jesús en su Pasión, Muerte y Resurrección a través del profesor de Lengua de IES “Valdehierro”, Jesús Manuel Plana Morales, a quien acompañó su esposa y unos compañeros de camino, en un día que fue duro para ellos por despedir a un ser querido. 



Jesús Manuel Plana Morales, vinculado íntimamente al pueblo de Madridejos; considerado un cofrade más por el propio presidente de la Junta de Cofradías, Raúl Morales y educador de cientos de alumnos en el municipio, volvió a hacer crecer la semilla de la fe en su discurso, no siendo este el primero que ofrece en Madridejos, pues también tuvo un encuentro con la Cofradía de María Santísima de Valdehierro con motivo de su aniversario, el pasado año, para ser pregonero. 



El pregonero, antes de comenzar su pregón tuvo agradecimientos para el pueblo de Madridejos y sus cofrades, y especialmente para la cofradía del Santo Sepulcro y Prendimiento de Jesús, que es este año la organizadora de la Semana Santa 2019. 



“Quisiera que este pregón fuese como un estallido, gritase a los cuatro vientos de La Mancha, cómo se siente y se vive la Semana Santa en Madridejos, y qué mayor honor que el de poder decidir por vosotros mis reflexiones en voz alta”, anunciaba el pregonero. 


Para Jesús Manuel Planas pregoneros lo son de antemano, los acordes de una marcha entonada por una banda o el tañir de las campanas que anuncian la Semana Santa desde el campanario. Además la Semana Santa en Madridejos para el pregonero es toda una catequesis volcada en las calles e iglesias. 



Durante el pregón jugó con los distintos actos programados en la Semana Santa madridejense, donde aparecieron sus cofradías, como la del Santo Sepulcro, con sus anderos y costaleros por la calle de San Blas, o el Viacrucis, el Jueves y el Viernes Santo. 



El Cristo Yacente, fue una de las imágenes que puso en valor por los muchos besos que ha recibido durante años; la Misa Mozárabe que recuerda a los primeros cristianos que vivieron en territorio árabe en nuestra tierra; la bendición de los hábitos de todas las cofradías, y los siete días antes del Domingo de Ramos, que se viven en Madridejos, fueron dibujados palabra a palabra por el lingüista de Villarrubia de los Ojos. 

El dolor de la madre corredentora que acoge la imagen de la Virgen de los Dolores; el Domingo de Ramos madridejense con sus palmas y ramos de olivo; las flores para las carrozas; el sentido gastronómico que se le da a la Semana Santa madridejense, con sus rosquillas, sus torrijas, su arroz con leche que enseñaron las abuelas de antes y las de ahora, cumplieron también su papel en este pregón. 

La liturgia, la liturgia en que los sacerdotes acercan la institución de la Eucaristía durante los oficios, el lavado de pies, correspondiéndose los ministros de Dios con la imagen de Cristo, durante su Pasión, y como no, las procesiones, donde la imaginería madridejense repasa la Pasión, Muerte y Resurrección que narran los evangelistas, también fueron rescatados en este pregón, que se intercalaba con distintos pasajes del Nuevo Testamento, y que acompañó el canto de la voz, de la madridejense, María José Téllez. 



El silencio de los costaleros, la voz del capataz, la mirada inerte de los cristianos de Madridejos, las procesiones por las calles del pueblo manchego, ataron pinceladas en el relato del pregonero hasta elaborar en su relato una Semana Santa a la medida del pueblo de Madridejos. 

Sin olvidar a San Juan, el San Juanito, la Sentencia, el Amarrado… paso a paso, elevó Jesús Manuel Plana, y sus compañeros, el Jueves Santo de Madridejos que se abre desde la puerta de la ermita de la Caridad, al mismo sentido poético, de un hombre que ama la lengua, y el sentir cristiano de un creyente, como ha sido el pregonero elegido para este año, quien no olvidó en su discurso El Encuentro de la Virgen de los Dolores con El Nazareno. 

Foto. Kino

El Cuerpo del Señor, el Amor de los Amores, en el silencio de las noche de oración que llega a la madrugada del Viernes Santo, donde Madridejos se despierta, antes de que el sol aparezca para acompañar a su Santísimo Cristo, en el Viacrucis más esperado de la Semana Santa, por el inmenso fervor a la imagen que acoge la ermita de El Cristo, fueron otros dos de los momentos recogidos de la Semana Santa de Madridejos. 

“Tengo sed, todo está cumplido…” , el Sermón de las Siete Palabras, también fue recordado por Plana Morales, llevando su voz a desembocar en los oficios del Viernes Santo, viernes de dolor, en el que las puertas de la Parroquia El Divino Salvador se abren para presentarnos a Cristo en su Muerte, al lado de la Virgen de la Soledad que se presenta como madre para todos los madridejenses, de todos los cristianos. 

No olvidó a la Virgen de la Esperanza de Resurrección, clave en este Viernes Santo, presencia viva en la Crucifixión de Cristo. La imagen de Cristo junto a Dimas, la imagen viva del Jesús humilde crucificado iba templando la narración de Jesús Manuel Planas. 

Foto: Kino

El beso de dolor de la madre sobre el cuerpo de su hijo: La Piedad, El Santo Sepulcro, el Cristo Yacente envuelto en su sudario, custodiado por sus cofrades, llevado por los costaleros de la Cofradía del Santo Sepulcro y Prendimiento de Jesús no son más allá del pasaje de las lágrimas de un pueblo que llora la Muerte de Cristo, según la intención del pregonero. 

La procesión del Silencio con la Virgen de la Soledad fue la antesala del broche de un pregón que cerró con la Resurrección de Cristo, el pregón Pascual y el inicio de la luz del mundo, el cirio pascual. 


Jesús Manuel Planas Morales recordó a lo largo de su pregón el papel que cumple el cristiano de Madridejos en esta Semana Santa, que tanta pasión, dolor y gozo lleva, pues cada uno de los madridejenses, todos ellos pecadores, como cualquier cristiano, lleva el azote de Cristo y a Cristo, pone en práctica las Bienaventuranzas, carga con su Cruz, y resucita en el amor a la vida, en el amor al prójimo, con el mismo Jesús resucitado. 





Comentarios