NO AL PLÁSTICO-GREENPEACE


Madrid, 7 de la mañana, 30 activistas de Greenpeace entran al macrovertedero de Valdemingómez. Con una pancarta de 360 metros cuadrados con el logo de las marcas más contaminantes señalan a los responsables de esta crisis. No han tardado en descubrir plásticos de un solo uso de empresas como Coca-Cola, Danone o Nestlé. 

Toneladas de plástico se entierran diariamente bajo estas inmensas montañas de tierra, quedándose en el medioambiente durante décadas o siglos. Y eso es porque las marcas responsables de poner estos productos en el mercado no se están responsabilizando de la recuperación y reciclaje de los mismos. Ni las administraciones de regularlo. 



"Esta manera de gestionar los residuos es, a todas luces, chapucera y peligrosa, lejos de la idílica gestión del reciclaje que nos venden", indica Greenpeace. Taparlos para que no se vean no es la solución sino un problema para el medioambiente y la salud. Los productos plásticos, como los envases, utilizan al menos 132 sustancias problemáticas para la salud, algunas de ellas cancerígenas. 

En Valdemingómez y en el resto de vertederos españoles se entierran todos los años más de 750.000 toneladas de envases de plástico. Y son solo una parte. A estos envases enterrados también hay que sumar otros abandonados en cunetas, campos, ríos, playas y mares, incinerados o exportados a países en vías de desarrollo. 

La producción masiva es insostenible y un modelo basado solo en el reciclaje es evidente que no funciona, como hemos visto con la acción de hoy. 

Comentarios