CRISTO CON EL VOLUNTARIO Y EL NECESITADO / VIACRUCIS DEL VIERNES SANTO/

ISABEL GEMIO: “A menudo olvidamos que la vida es muy frágil y que está a un segundo de que se vaya al traste”



En la presentación de su libro: "Mi hijo, mi maestro", en Madridejos 

Como madre que testimonia la vida vivida al lado de su hijo afectado por una enfermedad rara; sorprendida en lo mejor de su vida, por lo que menos esperaba; a más de la mitad del embarazo de su segundo hijo, Isabel Gemio, comenzó a vivir, hace ahora veinte años una historia que no esperaba ser contada por ella, y que ha acabado escrita en un libro que recauda fondos para la investigación en enfermedades raras: “Mi hijo, mi maestro”. 

“Este libro es el testimonio de una madre, una madre más, que cuenta lo que ha vivido a partir de la adopción de su hijo mayor”. Así se presentaba Isabel Gemio ante un público que siguió su discurso con emocionada atención. 

La periodista leyó unos párrafos de este libro, con los que comienza a relatar la historia de su hijo Gustavo, adoptado, hijo mayor de la escritora, quien a la edad de dos años le detectaron una distrofia muscular, una enfermedad rara, que por azar cambió su vida. 

Isabel Gemio vivía su mejor momento profesional, dirigía el programa “Sorpresa, sorpresa”, quizás el programa que mayor índice de audiencia alcanzó en su carrera. 

En primera persona relataba su historia, en la Casa de la Cultura de Madridejos, la historia de una doble vida vivida desde aquel momento, la exterior que se veía a través de la pantalla y en su relación con su familia, y la interior, que la destrozaba ante la montaña de preguntas que se hacía, ante la incertidumbre, la duda, el desconocimiento… 

“Pasé años negando que esa enfermedad la pudiera tener mi hijo tras su diagnóstico, le veía normal, no apreciaba nada raro, hasta que la enfermedad dio la cara”, decía la periodista, quien confesó ante el público que reprochaba la actitud del médico que le informó de lo que le esperaba, por su falta de sensibilidad; también por el infierno que pasó en las revisiones que tuvo con su hijo, donde los facultativos hablaban con una claridad que no compartía. 

“No quería escuchar lo que decían, y mucho menos, que lo escuchara mi hijo, se lo pedí, pero no me escucharon, era una auténtica tortura”. 

Su hijo llegó a ser operado, y tras la operación también tuvo palabras para la Sanidad Pública, de la que dice sentirse orgullosa, “porque allí, en el Gregorio Marañón, conseguimos crear, mi hijo y yo, verdaderos vínculos humanos con profesionales y pacientes”. 

Isabel Gemio pasó años encerrada en un mundo que tenía cerrada todas las puertas, pero un día las abrió y entró por otra puerta, la de la Asociación de Enfermedades Neuromusculares de Madrid. En ese momento su vida, también por azar, sufrió otro cambio, porque descubrió a otros enfermos, familias con hijos con enfermedades “más crueles que la de mi hijo”. 

En ese punto de su vida empezó a crecer en su lucha, y abrió un interrogante en la misma: -¿Qué puedo hacer? Ante esa pregunta sufrió una transformación, salió poco a poco de su dolor, consiguió transformar su sufrimiento y el de su hijo. 

En esta transformación creó la Fundación Isabel Gemio, dio a conocer la enfermedad de su hijo, que llevaba sufriendo doce años bajo silencio, y todo lo encaló con amor, ternura y lucha. Emprendió el camino hacia la luz. Hoy lleva año y medio sin visitar hospitales por urgencias. 

Esta lucha la participaba con su familia. Intentó en todo momento que sus dos hijos, llevasen una vida normal, “y me esforcé al máximo por hacerlo y conseguí ser feliz, lo soy, aunque tenga un hijo con enfermedad rara, porque tengo esperanza”. 

Isabel Gemio descubrió su vida ante los madridejenses, en este encuentro vis a vis. Los vecinos de Madridejos quedaron agradecidos de su visita, de ver en ella a una mujer honesta, sencilla, cercana, y ante todo una luchadora que abanderando la esperanza, hoy puede decir que “tener un hijo con distrofia muscular no es motivo para no ser feliz. 





ISABEL GEMIO PRESENTÓ LA CARA MÁS HUMANA DE SU VIDA EN LA CASA DE LA CULTURA DE MADRIDEJOS 


La periodista y escritora presentó su libro: “Mi hijo, mi maestro”, con el que recauda fondos para investigar en enfermedades raras 

La periodista y escritora Isabel Gemio visitó Madridejos para presentar su libro <“Mi hijo, mi maestro”. Una historia de amor y dolor jamás contada>, donde fue acogida por un público selecto que ocupó gran parte de la platea de la Casa de la Cultura de Madridejos. 

Isabel Gemio fue cercana al público desde el primer momento, retrató ante el mismo la realidad de la mujer que fue y en la que se ha convertido tras una dura lucha por sacar adelante a su hijo Gustavo, enfermo de Distrofia Muscular, una enfermedad rara, que le pilló de sopresa en lo mejor de su vida. 

El acto fue presentado por la bibliotecaria municipal, Teresa Galán, y acompañaron a la escritora el alcalde de Madridejos, José Antonio Contreras y el amigo y compañero de la periodista, Antonio Guerrero. 

Teresa Galán esbozó la biografía de la periodista, quien ha vivido una trayectoria profesional como comunicadora que le ha valido el premio Ondas en 2017 y el Premio Honorífico Clara Campoamor a la igualdad de género y emponderamiento de la mujer en la comunicación. 

Isabel Gemio habló de su libro y de su Fundación, Fundación Isabel Gemio dedicada a la investigación de enfermedades raras, a la que va a parar parte del coste del libro que presentaba para ser invertido en investigación. 

El alcalde de Madridejos le dedicó unas palabras antes de intervenir, en la que valoró el papel fundamental que en la sociedad de hoy están desempeñando los periodistas, extendiendo así su discurso a su deseo de que los mass media consigan avanzar en la concienciación de que debemos participar de una sociedad más justa e igualitaria. 

Su compañero Antonio Guerrero aludió en su discurso de presentación a la persona de Isabel Gemio como “una historia de la televisión que ha conseguido congregar a familias”, y avanzó que ella iba a dar a conocer en la presentación del libro y en el libro mismo la cara B de su vida. “Frente a su cara A de éxito, Isabel vivía una cara B paralelamente con una realidad muy distintas a la que dejaba ver a través de la pantalla”. 

Acudió a la presentación del libro la Asociación de Discapacitados de Madridejos (ASODEMA), representada por su presidente Mariano Privado, y la Asociación de Personas con Discapacidades Diferentes (AMADIS), representada por su presidenta, Agustina Moreno, así como socios y trabajadores, de sendas asociaciones. 

Al término de su intervención hubo un turno de preguntas y respuestas y se firmó el libro que pudo adquirirse antes y después del acto. 
















Comentarios