MTNOTICIARIO PASA A LLAMARSE MANXA DIGITAL

EL TALLER DE ORACIÓN Y VIDA TERMINÓ CON UN DESIERTO ESPIRITUAL CELEBRADO EN EL CONVENTO DE LAS MONJAS CLARISAS




Durante cuatro meses, cristianos de Madridejos, han tenido un encuentro personal con Dios desde la oración 

La Parroquia de Madridejos clausuraba el pasado 23 de febrero, con un desierto espiritual, el primer Taller de Oración y Vida organizado desde la institución eclesiástica local en colaboración con Talleres de Oración y Vida, cuyo fundador fue el padre franciscano-capuchino, Ignacio Larrañaga. 

Parte de los alumnos asistieron a este desierto que vino a ser un escenario de búsqueda renovada y madura en el encuentro personal con Dios, en la oración, en el silencio y en la sencillez de lo esencial. 

Según el director del taller, perteneciente a Talleres de Oración y Vida, Luis Prieto Ogando, entre los objetivos logrados con este taller se encuentra el de que los asistentes se han convertido en personas orantes, que a la vez han aprendido a cómo ver en el hermano a Jesús. 



“El tallerista está preparado para salir a la calle sensible como Jesús, misericordioso como Jesús, viendo en el hermano al propio Cristo doliente, para ello será imprescindible dedicar media hora diaria a la oración, para salir al fragor de la batalla y estar con el hermano”, explicaba el director del taller. 

La fe, el amor del Padre, el abandono (dejarse en manos de Dios, hacerse en su voluntad), la reconciliación y las distintas modalidades de oración (elevación, acogida, contemplación…), todas ellas con el propósito de tener un acercamiento personal y único con Dios, han sido los principales pilares que han sustentado este taller. 

El taller continúa a partir del 20 de marzo con la llamada “Escuela de preparación para futuros guías” 

Talleristas de Madridejos, Alcázar de San Juan y Consuegra, han decidido continuar estos talleres de oración y vida en la denominada “Escuela de preparación para futuros guías”, que también se celebrará en el Convento de Santa Clara de Madridejos. 

En este paso que dan los talleristas se enfrentarán a una formación espiritual mucho más exhaustiva, con el objetivo de poder ejercer, voluntariamente, el apostolado; y obtendrán un certificado para ser guía, gracias al cual se les avala con capacidad de anunciar el evangelio a nivel laical. 

Este certificado, que recibirá cada uno de los talleristas, obtendrá la aprobación por la Santa Sede, según aseguró Luis Prieto, quien explicó que en el año 2002 fue cuando el Vaticano lo aprobó Ad perpetuam, y fue el día de la onomástica de San Francisco de Asís (3 de octubre), cuando así se lo confirmaban al Padre Ignacio Larrañaga, fundador de Talleres de Oración y vida, y fallecido en Chile en el año 2013. 

Evangelizar "con el amor, no el temor" 

El padre Larrañaga fundó los Talleres de Oración y Vida en 1984, como una forma de nueva evangelización "vibrante y positiva, basada en el amor, no en el temor". 

Tienen presencia en unos 40 países y cuentan con 18.000 responsables de taller (llamados "Guías") que "enseñan a la gente a orar, de una manera experimental y progresiva, introducióndolos en la oración litúrgica y en la vida sacramental". 

El método recibió una primera aprobación del Pontificio Consejo de Laicos en 1997, como Asociación Internacional Privada, de Derecho Pontificio, confirmada después en 2002. 




Comentarios