SILENCIO

UNA MACROGRANJA DE MADRIDEJOS AMPLIARÁ SU EXPLOTACIÓN GANADERA DE PORCINO DE CEBO DE 4000 A 7000 ANIMALES



En Consuegra se autoriza también una granja avícola, y una explotación porcina que contará con 18 naves 

La Viceconsejería de Medio Ambiente ha publicado la modificación sustancial de la autorización ambiental integrada para el proyecto ampliación de una explotación ganadera de porcino de cebo en Madridejos, para ampliar de 4.000 a 7.000 plazas su producción, según informa el diario digital toledodiario.es. 

La resolución se publicaba el pasado 31 de enero en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), donde también se daba a conocer otra autorización ambiental integrada para una granja avícola y una explotación porcina –que se incorporaría al proyecto- ubicada en la localidad de Consuegra y que contará con un total de 18 naves. 

El ganadero titular madridejense a quien se le ha autorizado la ampliación de su granja, ubicada en el paraje denominado “Huerta de Marcelino Romero”, plantea la construcción de cuatro nuevas naves para ocupar una superficie total edificada de 5.940,02 metros cuadrados. La distancia de esta instalación respecto al polígono industrial y al cementerio municipal de Madridejos es de algo más de 1.000 metros, y al casco urbano más cercano del municipio de Madridejos, es de aproximadamente 2 kilómetros. Los requerimientos de consumo de agua ascienden a un total de 15.000 m3/año para el total de los requerimientos de la actividad. 

En concreto, a las tres naves existentes en el paraje, una de 1.800 metros cuadrados (m2) y otras dos de 816 m2, se instalarán otras cuatro naves con una superficie entre los 523 m2 y los 718 m2 cada una de ellas, para contar con una edificación total de 5.940 m2. Asimismo se construirán otras instalaciones necesarias para el buen funcionamiento de la explotación tales como depósitos de agua o silos de almacenamiento de pienso. 

Los animales llegarán a la explotación con un peso aproximado de 20 a 25 kilogramos (kg) y se engordarán hasta alcanzar el peso de sacrificio, para destinarlos a los mataderos industriales de porcino con aproximadamente 100 kg. 

Las naves disponen de fosos cubiertos con enrejillado bajo las dependencias de los cerdos; las deyecciones líquidas pasan a los mismos a través de dicho enrejillado o slat, y los excrementos de mayor consistencia, caen a la zanja subyacente por la acción de los animales al pisar, convirtiéndolo en una pasta líquida (purines). Este sistema tiene como ventaja el ahorro considerable de mano de obra, apunta la Resolución por la que se formula la declaración de impacto ambiental del proyecto, que tiene una vigencia de tres años. 

En este sentido, también se instalará otra fase exterior de almacenamiento de purines cercana a la existente con una capacidad de almacenamiento de 1.740 m2, lo que le otorgará una capacidad total de 2.183 m2 para este fin. 



Además, la explotación cuenta con dos depósitos de agua de 20.000 y 5.000 litros de capacidad, que se sirven del pozo propio con el que cuenta. Así, esta explotación requiere un consumo de agua que asciende a un total de 15.000 metros cúbicos (m2) de agua al año. 

El resumen del análisis técnico del expediente para emitir la declaración de impacto ambiental, según la Viceconsejería de Medio Ambiente, determina que la ubicación escogida es apta y establece una distancia suficiente a áreas sensibles. 





















Comentarios