MTNOTICIARIO PASA A LLAMARSE MANXA DIGITAL

SILENCIO


A menudo echamos en falta el silencio. Pero ¿cuánto silencio somos capaces de soportar, acostumbrados al ruido permanente? 

Solo en cámaras construidas por el hombre hay silencio absoluto. O casi. Son las cámaras anecoicas. Están hechas a prueba de sonidos y absorben ondas de sonido. 

El sonido promedio ronda los 9 decibelios. Es decir, que cualquier sonido que haya estará por debajo de lo que el oído humano puede detectar. 

Quizá tanto silencio le desconcierte o incluso le asuste. Sin embargo, quienes han estado dentro de la cámara declaran que, solo unos minutos después de entrar, el silencio se había roto. Su propio cuerpo, la respiración, el pulso, incluso el sonido del cuero cabelludo al rozar el cráneo cuando fruncía las cejas habían acabado con el silencio infinito. 

Sin embargo, cuando nos manifestamos deseosos de silencio, quizá no sea tan literal nuestra demanda. Probablemente lo que anhelamos es la melodía viva que crea la naturaleza: un bosque, una playa, un atardecer o una montaña. A menudo nos conformaríamos sencillamente con conseguir el silencio interior.

Comentarios