VOX MADRIDEJOS. EL PROGRAMA.

EL PODER DEL DEPORTE

Foto, ABC
Sucedió un 24 de junio de 1995. Para mucha gente no fue más que un emocionante partido de rugby, aunque se tratase de la final de la Copa del Mundo. Sin embargo, para los sudafricanos fue mucho más que eso: fue un momento decisivo, una experiencia compartida que ayudó a cicatrizar las heridas del pasado dando nuevas esperanzas para el futuro en los años inmediatos al apartheid. 

En 1994, Nelson Mandela fue elegido presidente de Sudáfrica. Aunque la política del apartheid fue abolida en 1992, la sociedad seguía marcadamente dividida entre negros y blancos. ¿Cómo superar tal barrera? ¿Cómo facilitar sentimientos y esperanzas comunes que generasen un “nosotros”? Nada mejor que el deporte. Y Mandela apostó por el rugby. Se puso en contacto con el capitán del equipo, François Pienaar, y le pidió encarecidamente que ganara la copa no solo para restablecer la autoestima nacional, sino también para unir a la gente, negra y blanca, como un solo país. 

El deporte tiene el poder de cambiar el mundo. Tiene el poder de inspirar, el poder de unir a la gente de un modo que pocos consiguen. 

Nelson Mandela

Comentarios