MTNOTICIARIO PASA A LLAMARSE MANXA DIGITAL

EL CPEE MINGOLIVA DE MADRIDEJOS HA PUESTO EN MARCHA UNA AVANZADA AULA DE ESTIMULACIÓN MULTISENSORIAL

La directora y el psicopedagogo del centro  opinan que esta sala ha sido un avance importante para el centro

Los alumnos, gracias a este aula, consiguen interpretar e integrar los diferentes estímulos y ampliar el conocimiento de su entorno multisensorial 

El Colegio Público de Educación Especial (CPEE) Mingoliva de Madridejos, al que asisten unos 35 alumnos, ha puesto en marcha una novedosa aula de estimulación multisensorial, que está ayudando, a parte del alumnado, a interpretar e integrar los diferentes estímulos, a la vez que ayuda a ampliar el conocimiento de su entorno multisensorial. 

Según informaba la directora del centro, Nuria López Huertas, “el objetivo de la sala de estimulación multisensorial es que el alumnado que haga uso de la misma pueda estar expuesto a estímulos controlados que le permitan percibir diferentes sensaciones que favorezcan su desarrollo global”. 

El alumnado recibe estímulos a través de todos los sentidos (visual, auditivo, táctil, olfativo, gustativo, vestibular, vibratorio y somático). 



La sala está dotada de la última tecnología en salas de estimulación, el sistema SHX. “El entorno multisensorial SHX permite dirigir y regular estos estímulos, enriqueciendo estas experiencias que impulsan el desarrollo en todas las áreas de crecimiento (neurofisiológicas, físicas, cognitivas, emocionales, de comunicación e interacción, socioculturales). "Supone por tanto, una contribución hacia la construcción de la identidad y la autonomía personal de los niños”, explicaba el psicopedagogo del centro, Jesús Galán Maroto. 

En la sala se puede conjugar tiempos y espacios de estimulación y relajación, en un entorno seguro, así se utiliza música, sonidos, imágenes, vídeos, luces de colores, aromas, texturas y elementos interactivos para que los alumnos exploren, descubran y disfruten del mundo de los sentidos y los afectos. 

“El Programa de trabajo que se desarrolla va dirigido al alumnado más afectado del centro, física y sensorialmente. Actualmente estamos tratando a 12 alumnos, priorizando el alumnado con pluridiscapacidad, trastorno del espectro autista y trastornos graves del lenguaje”, detalla Jesús Galán Maroto.




La sala posee materiales determinados y específicos, diseñados para que el alumnado esté expuesto a estímulos controlados, con el objetivo final de favorecer su nivel de desarrollo sensorial facilitando así los aprendizajes básicos y abriendo puertas a relaciones más significativas. 

“Dentro de estos elementos destacamos la cama de agua vibratoria, el tubo de luces y burbujas, la fibra óptica, luces led integradas en el techo, panel de aromaterapia, proyector de luz y efectos, proyector de pantalla de ordenador, pantalla táctil, tablet, mando con pulsadores de colores, micrófono, tatami, bola de espejos, espejo y columpio”, explica la directora, quien acompañaba al profesor para enseñarnos la sala. 

“Nuestro objetivo principal es potenciar el desarrollo cognitivo, sensorial, motriz y la capacidad de comunicación de los alumnos y alumnas gravemente afectados; pero también atendemos otros objetivos específicos como: conocer el canal prioritario por el que recibe información así como el grado de sensibilidad a los estímulos; diseñar ambientes que favorezcan un clima motivador que facilite iniciativas de exploración, de movimiento y con mayores oportunidades para la comunicación; asimilar estímulos de su entorno o contribuir a mejorar el bienestar físico y emocional del alumnado”, indicó el maestro. 

Las sesiones son individualizadas y cuentan con una duración de 30 minutos durante los cuales el alumno se adapta al entorno, realiza una actividad central, trabaja las emociones y la comunicación, se relaja después de su trabajo y termina despidiéndose de la mascota que ha acompañado al alumno en todo el proceso, “el pollito amarillo”.

Comentarios