LA PARROQUIA CELEBRA LAS BODAS DE ORO Y PLATA DE 132 MATRIMONIOS



Los matrimonios cristianos firmaron sus compromisos de fidelidad hace 25 y 50 años respectivamente 

La parroquia de Madridejos, como cada año, y con motivo de la celebración de la Sagrada Familia, reunió en la Parroquia El Divino Salvador a 132 matrimonios que se comprometieron con el sacramento del matrimonio en los años 1968 y 1993. 

El párroco de Madridejos, don Leo Yugo Paniagua, junto a los vicarios parroquiales, un sacerdote hijo de Madridejos y un seminarista, celebraban junto a las parejas madridejenses, las Bodas de Oro y Plata de sus feligreses, en total 70 parejas que celebraban sus bodas de oro y 62 parejas que celebraban sus bodas de plata. 

La iglesia de El Divino Salvador, estuvo llena al completo, pues fueron muchos los que acompañaron a las parejas madridejenses: hijos, hermanos, padres, nietos y amigos, a quienes volvieron a dar la “enhorabuena” como hace ahora 25 y 50 años cuando celebraban el día de su boda. 



El párroco de Madridejos, recordaba a los sacerdotes, que hace cincuenta años unían en santo matrimonio a estas parejas, como don Alejandro, don Manuel o don Marcelino; y decía alegrarse al celebrar y rezar por los miembros de la comunidad cristiana madridejense que allí se reunían con motivo de esta celebración, quienes simbólicamente, a través de un número reducido de parejas, renovaron sus votos. 

El párroco de Madridejos, en su homilía apelaba al espíritu y disponibilidad de perdón, como pilares que han hecho crecer y mantener a estos matrimonios en una sociedad donde las separaciones y divorcios son más que un hecho. 

<Yo, cuando una pareja se presenta en el despacho parroquial para contraer matrimonio les digo: “si sois capaces de colocar al lado de vuestro te quiero, vuestro perdón, adelante”>, así de claro es el párroco, con las parejas que hoy día quieren contraer matrimonio cristiano, quien considera que los momentos difíciles de un matrimonio solo pueden salvarse a través del perdón. 




La Eucaristía, que fue concelebrada, contó con la participación de distintos matrimonios, y una representación de los matrimonios que cumplían las bodas de oro y otra de los que cumplían las bodas de plata, que estuvieron en el altar junto a los sacerdotes. 

La celebración concluyó, con la entrega de un diploma a cada uno de los matrimonios, y con el deseo por parte de los representantes de la Parroquia El Divino Salvador, de que estos matrimonios perduren en el tiempo, porque “lo que une Dios que no lo separe el hombre”.

Comentarios