FOTOS JUEVES SANTO-COFRADÍA DE SAN JUAN DE JERUSALÉN

LA CIUDAD MECÁNICA



Ni Julio Verne (1828) imaginó que Nantes (Francia), la ciudad que le vio nacer y en la que empezó a imaginar aventuras, haría realidad casi dos siglos después algunos de sus sueños. 

Elefantes articulados de 12 metros de altura y 50 toneladas, garzas de 8 metros, arañas gigantes que transportan pasajeros en su lomo, un carrusel de tres pisos permiten al visitante llegar al interior de monstruos y jugar entre fondos marinos y abismos. Una galería de máquinas extraordinarias creadas a partir del imaginario de Verne. 

Este 2019 estará listo un gran árbol de acero recubierto de plantas originales y exóticas, con 22 ramas de más de 20 metros. Más de 50 metros de diámetro y 35 metros de altura, coronado por dos enormes garzas y habitado por hormigas gigantes, orugas e insectos. 

Verne, que nunca viajó al centro de la Tierra, ni llegó hasta la Luna, ni navegó 20 mil leguas en un submarino, ni siquiera dio la vuelta al mundo en 80 días, sí fue un gran viajero. Su primer intento de navegación fue a los 11 años, cuando se coló de grumete en un mercante rumbo a la India, pero su padre lo impidió. Es el segundo autor más traducido del mundo, superado por Agatha Christie. 









Comentarios