ADELGAZAR ES CADA VEZ MÁS DIFÍCIL

“PALABRAS VIEJAS. PALABRAS NUESTRAS”. UN GLOSARIO QUE RECOGE MÁS DE 2.250 PALABRAS RESCATADAS DEL LENGUAJE POPULAR MADRIDEJENSE


El madridjense, Domingo Yuste de la Llave, presentó su libro con gran asistencia de público, un libro de palabras conservadas desde su infancia 

El pasado domingo en la Casa de la Cultura de Madridejos, presentó el madridejense, Domingo Yuste de la Llave su libro Palabras Viejas. Palabras Nuestras. Un glosario con más de 2.250 palabras recogidas desde su infancia y recopiladas a lo largo de los últimos once años. 

El Teatro Auditorio de la Casa de la Cultura de Madridejos, casi alcanza el lleno para la presentación de este libro, al que estuvieron invitados el alcalde de Madridejos, José Antonio Contreras Nieves, la bibliotecaria municipal, Teresa Galán y el gerente editorial de Punto Rojo, Iván Parrilla. 

El libro trata de sumergir al lector madridejense en su propia historia, recreando el contexto donde se encuentran esas palabras e invitando a la reflexión. La mayoría de las palabras han caído en desuso, pero trasladan al lector a su infancia y le indica el origen de dónde viene. 



A modo de prólogo de la presentación del libro, actuó el concertista y profesor de la Escuela de Música de Madridejos, Gustavo Menéndez Rodríguez Camacho, quien interpretó varias piezas musicales, entre ellas “Capricho Árabe” de Tárrega y “Asturias” de Albéniz. 

Intervinieron el alcalde de Madridejos, José Antonio Contreras Nieves, quien dijo sentirse sorprendido por la cantidad de madridejenses que están poniendo sus ideas en libros de todos los géneros, quien, por supuesto, felicitó a Domingo Yuste, y quien también definió el libro como una especie de “diccionario de la sabiduría compuesto de palabras y conceptos que transmiten emociones”. 



La bibliotecaria municipal, Teresa Galán, hizo uso de parte del vocabulario recogido en el libro para referirse al mismo, lo que dejó a gran parte del público expectante ante la lectura del libro, pues el castellano de nuestros antepasados, el castellano popular, viene a ser casi un idioma que aprender. 

El gerente de la editorial, Iván Parrila, dijo sentirse orgulloso con el trabajo realizado por Domingo Yuste de la Llave, en el que se ha puesto toda la confianza desde la editorial, y valoró la labor de recopilación del autor a lo largo de su vida. 


El autor intervino en último lugar diciendo que “el libro ha quedado como yo había soñado, esta presentación es algo nuevo e inédito para mí”. 

Domingo Yuste de la Llave se considera un coleccionista de palabras. Desde niño apuntaba en cualquier papel aquellas palabras que escuchaba y le llamaban la atención, y las guardaba cuidadosamente. La mayoría de ellas han sido recopiladas en Madridejos, pero también recogía de los lugares donde él ha trabajado, dentro de la región de Castilla-La Mancha, principalmente en la provincia de Toledo, y en su frontera con Cuenca y Ciudad Real. 

Yuste de la Llave aprovechó un momento de su vida para recopilar esta colección de palabras en un archivo, informatizó su labor de recopilación, y en 2007 contaba con 447 palabras, el resto las ha ido recopilando en los últimos años, así lo explicaba al público que acudió a la presentación de su libro. 

Pasó a recuperar desde las 447 palabras iniciales a las más de 2250 palabras que componen el libro. Palabras que contienen, algunas de ellas, hasta cuatro acepciones, pues en su trabajo de investigación también ha hecho uso del Diccionario de la Real Academia de la Lengua, eso sí, la primera acepción de cada palabra, siempre se corresponde con el significado que le han dado los madridejenses, a lo largo de su historia lingüística. 

Soplillo, tabardo, zarapeta…, así una tras de otra, en orden alfabético, componen este libro, un libro que no tiene protagonistas, porque la protagonista es la palabra, pero que según el autor no es un diccionario, sino más bien “como a mí me gusta nombrarlo es un glosario”. 

Domingo Yuste de la Llave ha escrito este libro que recoge el pasado de la tierra madridejense, su tradición e historia, y que tiene el gusto de dejarlo como legado a generaciones futuras. “Este libro queda como una obra didáctica”, expresó. 

Se trata de un libro con final abierto, como no cabe duda, porque pueden añadirse palabras en un futuro e incluso encontrarse otros significados que él no ha llegado a conocer en las palabras que recoge. En fin, un libro hecho día a día, a lo largo de toda una vida, un proyecto que comenzó junto a otro, que posiblemente vea la luz en un futuro no demasiado lejano, y que ya se está gestando, pero este sí que será un libro con escenarios y protagonistas, “un libro relacionado con nuestro pueblo”. 

Así intervino el autor, en algunos momentos sensiblemente emocionado, ante la mirada de su esposa e hijas, amigos, compañeros y conocidos, quienes estuvieron invitados al término de la presentación del libro, y tras la firma del autor, a un ágape.

Comentarios