GRACIAS A LA MUJER DE SAN JUAN PABLO II





Te doy gracias, mujer-madre, que te conviertes en el seno del ser humano con la alegría y los dolores de parto de una experiencia única, la cual te hace sonrisa de Dios para el niño… y… guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida. 

(…) Te doy gracias, mujer-hija y mujer-hermana, que aportas al núcleo familiar y también al conjunto de la vida social, las riquezas de tu sensibilidad, intuición, generosidad y constancia. 

Te doy gracias, mujer-trabajadora, que participas en todos los ámbitos de la vida social, económica, cultural, artística y política, mediante la indispensable aportación que das a la elaboración de una cultura capaz de conciliar razón y sentimiento, a una concepción de la vida siempre abierta al sentido del “misterio”, a la edificación de estructuras económicas y políticas más ricas de humanidad… 

Te doy gracias mujer, ¡por el hecho mismo de ser mujer! Con la intención propia de tu feminidad enriqueces la comprensión del mundo y contribuyes a la plena verdad de las relaciones humanas.

Comentarios