Corpus Christi Camuñas 2019-Álbum de fotos

CÁRITAS MADRIDEJOS COMIENZA LA FORMACIÓN DEL PROYECTO DIAKONÍA

Voluntarios de Cáritas.

Las nuevas pobrezas del siglo XXI han llevado a un nuevo planteamiento de la Iglesia ante el necesitado

Los voluntarios de Cáritas Parroquial de Madridejos asistían esta tarde a la primera de las seis sesiones de formación del “Proyecto Diakonía”, proyecto que presentó Cáritas Diocesana de Toledo en la Asamblea General Diocesana de abril de 2017. 

Este Proyecto de la Iglesia, que se está implantando a nivel nacional, en todas las cáritas parroquiales, supone una modificación en el modelo de acogida y acompañamiento de las personas necesitadas. 

Las nuevas pobrezas del siglo XXI, tales como el aborto, la violencia familiar, la soledad, el abandono de los mayores o la mayor lejanía de Dios, entre otras, ha llevado a la Iglesia a reflexionar sobre el modelo de acogida de las personas necesitadas. 

Desde Cáritas Toledo, Balbina Rojas, será la encargada de impartir la formación en Madridejos, donde ya ha informado a sus voluntarios que el Proyecto Diakonía es “un proyecto de acompañamiento integral, un nuevo modelo de acogida”. 

Diakonía acoge muchos sinónimos dentro del voluntariado como servicio, amor verdadero, acompañamiento, gratuidad, alegría, sinceridad, esperanza o puro Evangelio, entre otros. 

El voluntario a través de este proyecto volverá a poner a Cristo en el centro de su entrega y dará un nuevo paso, el del acompañamiento. 

“Las nuevas pobrezas han dado lugar a dar nuevas respuestas, y de ello ha surgido la necesidad de cambiar, por ello el voluntario no solo se convierte en servidor en el aspecto material, sino también en el espiritual”, indicó Balbina Rojas. 

“Jesús es el modelo del Proyecto Diakonía, es el modelo del cambio que se pide al voluntario de Cáritas, porque Jesús nos está llamando continuamente al cambio y este cambio debe empezar personalmente en el voluntario desde dentro hacia afuera”. 

Los voluntarios de Cáritas para poner en marcha su servicio tendrá que seguir diez dogmas a modo de mandamientos, así el voluntario es confesional, trabaja en nombre de la Iglesia, de una Iglesia que acoge, acompaña y evangeliza, que ama a los pobres y sale al encuentro de sus necesidades; que trabaja el tú a tú entre sus compañeros, y entre él mismo y sus usuarios, y sobre todo que intenta que la persona necesitada vaya creciendo a través del acompañamiento hasta encontrar sus salida, mientras que el voluntario a su lado cubre sus necesidades en el justo momento en que lo necesite, creyendo en ellos y apoyándose con otras ong´s o instituciones, tales como Servicios Sociales o Cruz Roja. 

En definitiva este nuevo modelo de acompañamiento hace del voluntario el cayado donde se apoya el necesitado para andar desde su oscuro camino hacia la luz que ansía encontrar. Así el voluntario cuidará su encuentro con Jesucristo, vigilando la oración, los sacramentos…, acercándose al usuario, dándole una palabra de esperanza, que es el modelo de voluntario de Cáritas que Jesús propone ante las nuevas pobrezas del siglo XXI (inmigración, divorcios, prostitución, maltrato…). 






Comentarios