ARACNE Y ATENEA

Foto: ArteHistoria

Era una muchacha linda, instruida en el arte de tejer por Atenea, la diosa de la sabiduría y patrona de los artesanos. Sus bordados eran tan perfectos que la gente quedaba cautivada al contemplarlos. Para muchos Aracne ya superaba a su maestra. Tan repetido fue este comentario que la muchacha se lo creyó. 

Cierto día, en medio de una plaza muy concurrida, Aracne desafió a la diosa invitándola a competir y a mostrar delante de los presentes quien era la mejor bordadora. Atenea quiso darle una lección, y aceptó el reto. 

Durante todo el día las contrincantes estuvieron bordando, de modo constante y con técnicas nuevas y admirables. Al atardecer llegó el momento de exhibir los trabajos. Atenea representó a los dioses en todos su esplendor. Aracne, en cambio, los representó decadentes, envueltos en vicios y amoríos. 

Al ver la obra de Aracne , Atenea se enfadó mucho y rasgó el tejido. La muchacha se dio cuenta de su error, sintió mucho miedo. Atenea, la castigó convirtiéndola en una araña y la condenó a tejer para el resto de los tiempos.

Comentarios