DORMIR A LA SOMBRA



Het Arresthuis, en Holanda, es un hotel bastante peculiar. Originalmente era una prisión, pero fue reconvertida en un hotel de lujo que hoy atrae a turistas de todo el mundo. Desde 1862 hasta 2007 fue una de las prisiones más temidas del viejo continente. Ahora un hotel de lujo mantiene la estructura de lo que fue durante 150 años una prisión. El lugar del que quisieron escapar miles de personas es ahora un espacio del que no querrías salir jamás. Het Arresthuis abrió sus puertas en 1862 y pronto se convirtió en una de las prisiones más temidas de Holanda. Emplazada en Roermond, una pequeña localidad del sur holandés cerca de la frontera con Bélgica y Alemania, las condiciones de vida eran terribles y sus presos eran los más violentos y peligrosos. 

En 2007, abandonó el edificio, un empresario decidió convertirla en un hotel de lujo. Mantiene la estructura y la distribución de la cárcel pero sin rastro del pasado oscuro. El hotel vanguardista de cinco estrellas convirtió 105 celdas en 36 habitaciones y 7 suites. 

Las salas de tortura y aislamiento hoy son el restaurante bar, sauna y gimnasio. Antes un suplicio y hoy una delicia de la estancia. 


Comentarios