DEFENSAS NATURALES




Ante el frío conviene que nuestro cuerpo tenga muchas defensas. Nosotros podemos ayudar con sencillos hábitos cotidianos.

En el ambiente hay virus dispuestos a atacar a nuestro organismo para evitar coger uno de ellos, una forma tan sencilla e importante es lavarse las manos después de utilizar el baño. Esta higiene básica evita el 30% de las enfermedades.

La temperatura de casa y del trabajo no debe ser ni muy alta, ni muy baja. Se considera que la más saludable está entre los 20º C y 22º C. Ayuda a evitar resfriados y otras enfermedades del invierno para evitar los contrastes de temperatura.

Debemos cuidar con esmero la alimentación. Porque, para evitar las enfermedades, lo primero es estar bien alimentados.Conviene mantener una dieta rica en vitaminas. Comer fruta, legumbres, carne y pescado, sobre todo.

Ante un cuerpo fortalecido, el ataque de un virus es más difícil. El cuerpo fabrica mucho más rápido las defensas y anticuerpos dispuesto a entrar en lucha con la enfermedad. Si nuestra alimentación es deficitaria, el cuerpo estará más débil y la gripe o el constipado se convierten en un frente difícil de atajar.

Comentarios