SANDRA NIEVES DÍAZ SE ENCARGARÁ DE LAS CONCEJALÍAS DE EDUCACIÓN Y MEDIOAMBIENTE

LA COMUNIDAD DE HERMANAS CLARISAS DE MADRIDEJOS CELEBRAN A SAN FRANCISCO DE ASÍS

Celebración de la Eucaristía

A lo largo de cinco días ha tenido lugar el Quinario en honor al Santo que despertó la vocación de pobreza en Santa Clara

La Comunidad de hermanas Clarisas de Madridejos celebró ayer a San Francisco de Asís, tras participar junto con los seglares, especialmente con la Orden Terciaria de Franciscanos de la Parroquia, el Quinario en honor al Santo que comenzó el pasado sábado 29 de septiembre.

A las 7.00 horas de la tarde, tras la exposición del Santísimo, comenzaba la concelebración de la Eucaristía que estuvo presidida, en el convento de Santa Ana,  por el vicario parroquial, don David Sánchez Alonso y concelebrada por el párroco de Madridejos, don Leo Yugo Paniagua y el sacerdote, hijo de Madridejos, don José Luis Mariblanca.

A la Eucaristía asistieron la Orden Terciaria de Franciscanos de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), que acompañaron a la Orden Terciaria de Madridejos, ambas órdenes, unidos a las hermanas Clarisas participaron en la Eucaristía.



“Celebrar San Francisco es celebrar la obra de Dios en el corazón de un hombre que se dejó llevar por Él”, predicaba don David Sánchez Alonso, resumiendo el profundo amor en que se entregó San Francisco a la obra de Dios en la tierra.

El vicario recordó que San Francisco de Asís se convirtió a la Iglesia entera, el santo que tuvo un encuentro con el Cristo de San Damián, y a quien le costó que fuese reconocida la Orden que creó, la Orden Franciscana, por el Papa Inocencio III.

Inocencio III dudó en poner en marcha esta Orden, pero un sueño en el que vio a San Francisco de Asís sosteniendo la Basílica de San Juan de Letrán (Roma) convirtió su fe hacia esta Orden, que puso en marcha tras esta revelación divina.

En resumen, don David Sánchez Alonso, vino a decir que San Francisco de Asís supo reducir todo a la simplicidad, algo que sería tan difícil en estos días donde estamos abocados al materialismo, y en su saber amar lo más pequeño alcanzó la santidad.


Para las hermanas Clarisas de Madridejos los escritos de San Francisco  han llevado a la Comunidad diversos testimonios que jalonan una vida intensamente Ecuarística, así sus escritos fueron ofrecidos en el ofertorio en la primera misa del Quinario, que predicó el párroco de Madridejos, don Leo Yugo Paniagua.

Todas las Eucaristías del Quinario y la solemne celebración de la Eucaristía en el día de la onomástica del Santo se dio a besar la reliquia de San Francisco que se conserva en el convento de Santa Ana de Madridejos.

Tránsito de San Francisco

La víspera de la celebración de la onomástica del santo a las 22.00 horas en la iglesia del Convento de Santa Ana, donde se recogen la hermanas Clarisas, se celebró el Tránsito de San Francisco.

Los franciscanos de todas las épocas han celebrado el Tránsito de San Francisco, por el que  recuerdan el momento en el que san Francisco pasó de la vida a la muerte, un 3 de octubre de 1226.

Esta celebración comienza con un rito inicial en el que se comienza con una canto apropiado, una monición, las lecturas por parte del presidente o sacerdote, la evocación a la muerte de san Francisco y bendición.

San Francisco de Asís y Clara de Asís dos santos italianos con un camino común

Clara de Asís (1194–1253), a quien siguen las hermanas Clarisas de Madridejos fue una religiosa y santa italiana, seguidora fiel de san Francisco de Asís, con el que fundó la segunda orden franciscana o de hermanas clarisas.

Clara se preciaba de llamarse “humilde planta del bienaventurado Padre Francisco”.​ Después de abandonar su antigua vida de noble, se estableció en el monasterio de San Damiano hasta morir.

Tanto San Francisco de Asís como Clara de Asís decidieron llevar una vida de pobreza y santidad, que siguieron muchos, y que hoy día está presente en muchas órdenes franciscanas de todo el mundo.

Comentarios