DECENAS DE VECINOS DE MADRIDEJOS PARTICIPAN EN UNA RUTA URBANA EN BICI

HÉCTOR PÉREZ GÓMEZ: “El Señor me ha regalado un trabajo precioso con los jóvenes”

Despedida de Don Héctor Pérez Gómez de sus feligreses

Don Héctor Pérez Gómez, ha dejado Madridejos, tras dos años de apostolado. Durante estos dos años ha sido vecino de Madridejos, se ha integrado en su vecindad y ha intentado llevar la doctrina cristiana a los habitantes de este municipio de algo más de 11 mil habitantes, especialmente a los jóvenes. Llegaba desde Torrijos. Como sacerdote de la Diócesis de Toledo, inició en esta localidad su ministerio sacerdotal en 2011, en la parroquia del Santísimo Sacramento, como vicario parroquial, además ejerció como Director del Secretariado de Ocio y Tiempo Libre, participó en los campamentos de la Archidiócesis de Toledo, y fue consiliario de la Asociación de Guías y Scouts de Europa. Ahora marcha desde Madridejos a Villaseca de la Sagra, donde ejercerá como párroco de la parroquia de Santa Leocadia.

Don Héctor, ¿qué funciones ha ejercido en la parroquia de Madridejos?

En Torrijos duró 5 años mi ministerio, y desde allí en el año 2016 fui trasladado hasta la parroquia Divino Salvador de Madridejos, donde durante dos años he compaginado, el nombramiento de vicario parroquial, junto al de Director del Secretariado de Ocio y Tiempo Libre.

¿En qué se ha centrado su ministerio sacerdotal?

Mi ministerio sacerdotal, durante estos años, ha estado principalmente marcado por el nombramiento diocesano, y el trabajo con los jóvenes, en ambas parroquias en las que he estado. Junto a ello, el trabajo con las familias y Cáritas en Torrijos, y la Adoración Nocturna y catequesis en Madridejos, han sido pilares de mi ministerio.

¿Cómo ha vivido esta misión?
La misión aunque a veces no ha sido fácil, ha resultado ser una bendición de Dios para mí. Tras estos años en estas dos parroquias, comenzaré en breve mi ministerio en la parroquia de Santa Leocadia de Villaseca de la Sagra, tranquilo, ilusionado y confiado en el cuidado y la obra de Dios.



¿Qué se lleva de su apostolado en Madridejos?
Durante este tiempo en Madridejos, el Señor me ha regalado de manera muy especial un trabajo precioso con los jóvenes, tanto en el instituto como en la parroquia; junto a ellos he vivido “una gran aventura”, como bien diría el Papa Benedicto XVI al término de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid. Quedadas, salidas, acampadas, campamentos, peregrinaciones… siempre marcadas por un denominador común: las ganas de acercarnos y conocer con más profundidad el amor de Dios. Un amor además, marcado en la Cruz, la de nuestro Santísimo Cristo del Prado. Es en su ermita, donde precisamente hemos culminado uno de los momentos más especiales de estos años, el camino de Santiago y nuestra peregrinación a Fátima.


¿Qué recuerdos de Madridejos harán historia en su memoria?
Tras estos años queda en mi corazón la mano de Dios que ha estado presente en mi ministerio sacerdotal con mucha delicadeza y grandes regalos, como han sido las oraciones en familia, la visita pastoral de nuestro Arzobispo, así como un sin fin de momentos compartidos con un gran número de personas. El mejor mensaje… es el único posible: “todo pasa en este mundo, solo el Amor de Dios permanece hasta la eternidad”… hemos sido creados por el amor de Dios, y es ese mismo amor el que sueña con nuestra santidad.

¿Cuándo se despide de Madridejos?
Dios mediante, el domingo día 2 de septiembre, en la misa de la tarde en la parroquia, despediré mi ministerio pastoral, agradeciendo a Dios tanto bien y encomendándome a la oración de tanta gente buena que Él ha puesto en mi camino.

Gracia por su labor en Madridejos.
Muchas gracias a vosotros,  y que viva el Santísimo Cristo del Prado y nuestra Señora de Valdehierro.

Así sea.


Comentarios