EL VIII CAMPUS INTERNACIONAL DE JUDO ACOGIÓ A LO LARGO DEL FIN DE SEMANA A CERCA DE 200 PERSONAS

Rafael Osuna con su alumno y alumnas


Este año no hubo participación internacional, pero sí un gran número de clubes nacionales
El VIII Campus Internacional de Judo, organizado por el gimnasio Body Training de Madridejos acogió este fin de semana a 180 judokas de distintas comunidades españolas, entre ellas, Andalucía, Madrid, Castilla-La Mancha, Asturias y Murcia.

Según informó el Presidente de Honor, del Club Body Training, Rafael Osuna, de lo que se trata en esta concentración es de que los chicos y chicas convivan y disfruten de este deporte, que dependiendo del lugar de donde procedan aplican técnicas distintas en el tatami, lo que les sirve de enseñanza de lo unos para los otros.



Esta concentración, de la que se ha celebrado su octava edición, se organiza gracias a los contactos que ha conseguido el gimnasio Body Training en sus 25 años de andadura, ya que el gimnasio madridejense también está presente en otras comunidades a lo largo de su temporada.

“Esto es muy importante para los judokas que aquí nos concentramos, porque nos relacionamos unos con los otros, vivimos tres jornadas, de la que la más intensa será la del  sábado, en este lugar, el Polideportivo Santa Ana, aquí dormimos, salimos a comer y cenar juntos y hacemos ejercicio físico juntos”, explicaba Osuna.



Los judokas aparte de compartir el judo, compartieron colchoneta para dormir, las bromas, el diálogo, y sobre todo el trabajo de unos y otros aprendiendo valores, porque el judo es uno de los deportes que más valores transmite.



Según ha informado el responsable de Body Training, José Antonio Gómez Losada, "cerca de 20 maestros, con grados entre 4º y 7º DAN, fueron los encargados de dirigir y organizar los entrenamientos que se llevaron a cabo en el Pabellón de Santa Ana".


Este año no se ha contado con presencia de judocas extranjeros, el pasado año hubo unos 25 judocas de Portugal, y el motivo es porque ya han comenzado las competiciones, por ello se han quedado sin venir algunos judocas que hubiesen querido compartir este campus, y así se los han transmitido a la organización.



En el campus hubo distintos profesores, que enseñaron distintas técnicas, que fueron probadas por los chicos, aprendiendo unos de otros, extrayendo lo que era más positivo para cada deportista.

Según Rafael Osuna en el año 1982, hubo un estudio en el que se concluyó que el Judo es uno de los deportes más completos para niños hasta catorce años, por ello es un deporte que tiene muchos seguidores.




Los alumnos y profesores participaron por horas pares en la destreza del judo acabando con estiramientos, y haciendo físico antes de comenzar las sesiones, para lo cual salieron por Madridejos hasta el ferial, donde se trabajó la fuerza y la velocidad para conseguir la potencia.

Una representación municipal, encabezada por el alcalde,  José Antonio Contreras, estuvo el sábado por la mañana para dar la bienvenida a todos los judokas llegados de fuera, y sobre todo el agradecimiento del Ayuntamiento.

Entre los patrocinadores y colaboradores se encontraban el Ayuntamiento de Madridejos y el Patronato Deportivo Municipal, además de distintas empresas del municipio.

Dos veteranas alumnas de Osuna, madridejenses, participaron en la jornada del viernes

El VIII Campus Internacional de Judo estuvo abierto a todos los que quisieron participar, así se acercaron dos veteranas alumnas de Judo de Rafael Osuna, quienes aprendieron con él junto con el director del gimnasio Body Training, José Antonio Gómez Losada en la década de los 80, siendo de las primeras judokas de Madridejos.

María Ángeles Téllez Galán y Prado Romero, fueron a saludar a su antiguo profesor, Rafael Osuna y les prestaron un kimono, que utilizaron para recordar viejos tiempos, participando en el campus como dos alumnas más.

Según informó María Ángeles Téllez, fuimos de las primeras que practicamos el judo en Madridejos, gracias a la iniciativa de Rafael Osuna, quien abrió un gimnasio aquí en Madridejos.

“Nos hemos vuelto a encontrar pasados unos años, y ha sido muy agradable para nosotras recordar viejos tiempos,, porque tanto para nosotras como para otra mucha gente de Madridejos que empezó con él, optamos por entonces por una alternativa al ocio, en una época donde no había tantas opciones donde elegir como ahora”, comentaba Téllez Galán.

“Fue una época estupenda, porque Rafa nos enseñó unos valores increíbles, y además salíamos del pueblo para competir, íbamos a Talavera de la Reina, a Madrid… donde competíamos por equipos e individualmente”.


Comentarios