EL AYUNTAMIENTO ACUERDA UNA NUEVA INCOACIÓN DEL EXPEDIENTE DE INVESTIGACIÓN DEL EDIFICIO DE CORREOS


Histórico Legislatura Febrero de 2016


El Ayuntamiento en pleno (febrero de 2016)  acordó por unanimidad la nueva incoacción de expediente de investigación con respecto a la titularidad municipal del derecho de reversión sobre las viviendas sitas en la planta primera, puertas A y B, del edificio de la calle Zaragoza nº 1.


Estas viviendas, tras haber sido realizada una investigación, se aclara que pertenecen al edificio matriz del que forma parte, constituido en régimen de propiedad horizontal.


En dicho acuerdo de incoación se designó al instructor y secretario del expediente, que fueron la interventora y el secretario de la Corporación de aquel año 2016.


El acuerdo de incoación se notificó a la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos y al BBVA, en su condición de interesados del expediente, y eventuales afectados por su resultado, con la indicación de que podían formular las alegaciones que considerasen oportunas y aportasen  los documentos en que fundasen su derecho.


Se acordó el mantenimiento de la medica cautelar de anotación preventiva de la incoación del expediente de investigación adoptada por el Registrador de la Propiedad de Madridejos, en garantía del buen fin del expediente y sin perjuicio de dar traslado del acuerdo plenario de nueva incoación al Registrador de la Propiedad.


El acuerdo se haría llegar al Registrador de la Propiedad, por si dicho Registrador entendiese que la caducidad del expediente, previamente acordada en un pleno anterior,  supusiese la cancelación de tal anotación y resultase necesaria una nueva anotación.


De darse ese caso , debería servir el acuerdo de nueva incoación como solicitud y acuerdo de anotación preventiva en los exactos términos en que fue acordado en el expediente previo.


Fundamentos de Derecho en los que se  basó el Pleno


Según se dio a conocer en el pleno “no cabía duda alguna sobre el cumplimiento por parte de la sociedad de Correos de la finalidad de destino como servicio de correos del local de la planta baja de la calle Zaragoza. No puede predicarse lo mismo de las viviendas. Desde la construcción de las mismas habrían venido siendo usadas como vivienda para los empleados de correos hasta el año 1998. Desde aquí, se habrían empezado a usar como almacén de Correos. En 2000 y 2001, se habrían arrendado y se vendieron a Correos, aunque en 2006 se inscribieran a nombre de BBVA. El uso como almacén se habría mantenido hasta  el año 2015, de forma que es, al menos desde finales de mayo de 2015, cuando se destina a un fin bien distinto al de servicio de correos en cualquiera de sus formas posibles: la venta, con manifestación expresa de encontrarse libre de cualquier clase de ocupante por cualquier título”.

“Ante estas circunstancias el Ayuntamiento ostentaría un derecho de reversión de las viviendas, que se deriva de la cesión gratuita de solar realizada el 10 marzo de  1965 y, una vez construidos el local y las viviendas, del incumplimiento por parte de Correos y BBVA del fin que motivó y fue causa de la cesión (destino para los servicios de Correos en la localidad de Madridejos), máxime cuando el objetivo pretendido con la venta es de carácter puramente mercantil e inmobiliario, ajeno y perturbador del fin de servicio público que justifica esta clase de cesiones, y a su vez y por otra parte, también contraría al uso dotacional previsto en el POM para este suelo”.

“Ello hacía presumir la titularidad de ese derecho de reversión a favor del Ayuntamiento y, por lo tanto, de los bienes inmuebles (viviendas) existentes en la planta superior del edificio”.


El Ayuntamiento antes de acordar la apertura del expediente procedió a un estudio previo sobre la procedencia del ejercicio de la acción investigadora, que se consideró una competencia plenaria.


Para el acuerdo de incoación era necesaria como mínimo la mayoría simple, pero el acuerdo se tomó por unanimidad de los 17 concejales del Ayuntamiento, y una vez tomado el acuerdo se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia, se expuso en el tablón de anuncios del Ayuntamiento, se dió traslado a la Administración del Estado y a la Autonómica, por si pudiesen hacer valer sus derechos. Además se acordó notificarlo personalmente a los afectados, conocidos e identificables, de existir estos. Todas las personas afectadas tuvieron derecho de alegar.


El Secretario de la Corporación emitió un informe, sin efecto vinculante, antes de adoptarse el acuerdo, donde señaló los hechos y fundamentos jurídicos que resultaron pertinentes.


Además en el Pleno se acordó que “cuando se considerase acreditada la titularidad de la Entidad local sobre el bien o derecho, se declararía así en la resolución que ponga fin al procedimiento, de modo que habrá de proceder a su tasación, a su inclusión en el Inventario General de Bienes y Derechos de la Entidad local y a su inscripción en el Registro de la Propiedad, así como a la adopción, en su caso, de cuantas medidas fuesen procedentes para obtener su posesión.
Se estimó,  que resultarían afectados por este expediente la entidad bancaria BBVA y la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos S.A., a quienes se decidió notificar el acuerdo de incoación mediante oficio al efecto con emplazamiento de alegaciones por plazo de un mes desde que finalice el plazo de 15 días desde la publicación del acuerdo en el tablón de anuncios municipal.

Según el RBEL (Reglamento de Bienes de las Entidades Locales) si los bienes cedidos no fuesen destinados al uso dentro del plazo señalado en el acuerdo de cesión o dejasen de serlo posteriormente, “se considerará resuelta la cesión y revertirán aquéllos a la Corporación local, la cual tendrá derecho a percibir de la entidad beneficiaria, previa tasación pericial, el valor de los detrimentos experimentados por los bienes cedidos”. Además era requisito el que debía mantenerse el destino durante los treinta años siguientes al comienzo del uso y destino atribuido a la cesión.

La Sentencia del Tribunal Supremo de 31 de octubre de 1988 declaró que la reversión de un solar y de lo en él edificado a un Ayuntamiento estaba prevista para el supuesto de incumplirse las condiciones pactadas, entre ellas, dedicarlo a finalidad distinta de la contemplada y en cuya atención se efectuó la donación.  
 
El plazo para el ejercicio del derecho de reversión es de cuatro años de duración desde que el donante tiene conocimiento del hecho determinante del incumplimiento y tiene posibilidad de ejercitar la acción.

“Por consiguiente, constando que la entidad Correos habría mantenido el uso de esas viviendas a los fines pactados hasta el mes de mayo de 2015, fecha en la que se tiene efectivo conocimiento de la puesta a la venta de los inmuebles por BBVA, de la ausencia de otros ocupantes y del cambio de la cerradura por ésta, sería a partir de esta fecha desde la que habría de computarse el plazo para el ejercicio del derecho de reversión, contando un plazo de cuatro años”.




 



Comentarios