SANDRA NIEVES DÍAZ SE ENCARGARÁ DE LAS CONCEJALÍAS DE EDUCACIÓN Y MEDIOAMBIENTE

¿CÓMO AFRONTAR EL OTOÑO CON BUEN HUMOR?



Cuando el verano se acaba llega el equinoccio, esa temporada en la que el sol pasa menos tiempo en el cielo y el invierno empieza a dejar sus primeras huellas. El ánimo de las personas se ve afectado por el clima, pero si se llevan a cabo algunas recomendaciones se podrá hacer frente al otoño con energía.

La alimentación es un factor imprescindible en la rutina de cualquier persona y para combatir los efectos de la depresión otoñal,  lo mejor es consumir alimentos que impulsen la energía al cuerpo para acelerar el metabolismo.

Los frutos secos, cereales, plátanos y pescados son alimentos que tienen efectos anti edad en la piel, además de ser responsables de que el organismo produzca serotonina, más conocida como “la hormona de la felicidad”.

Que los días se hagan más cortos y que la llegada de las oscuras mañanas sea inminente puede combatirse haciendo ejercicio al aire libre. Actividades como yoga, pilates o rutas en bicicleta, ayudan a ponerse en forma y subir el ánimo.

Volver a la rutina produce estrés, por eso es importante sacar tiempo para relajarse.

La llegada del frío, los cambios bruscos de temperatura producidos por el contraste de la calefacción en interiores y del frío en el exterior, la influencia de la luz y la contaminación conforman los factores climáticos propios del invierno que agreden la piel.

Exfoliar la piel con productos naturales al menos una vez a la semana, disminuir el uso de jabones astringentes, hidratar la piel una vez por la mañana y otra por la tarde y mantener las uñas protegidas, son algunos de los consejos que deben llevarse a cabo para que la piel sufra lo menos posible.

Por su parte, el pelo durante el periodo otoñal e invernal tiene tendencia a mostrarse reseco y desvitalizado, con pérdida de brillo y una propensión a su caída, puesto que en verano sufre deshidratación.

La primera medida que se debe tomar es recuperar la hidratación, es necesario que la capa córnea recupere su papel de barrera y con ello su estructura esencial. Para ello se aplican sustancias humectantes en formas de cremas de alta composición lipídica.

La música es el mejor remedio contra la melancolía, consigue aislarnos de cualquier situación a través de canciones que calman, tranquilizan e incluso que suben el ánimo.

Tocar algún instrumento es una manera muy terapéutica de ejercitar la mente, la concentración y sentirse mejor consigo mismo, ya que es beneficioso para la función cerebral a cualquier edad. Aprender a tocarlo en la madurez también reporta muchos beneficios para la salud en general.

Fuente: EFE

Comentarios