LOS HORMIGUEOS: POR QUÉ SE DUERMEN LOS PIES Y LAS MANOS


Los hormigueos son sensaciones anormales que pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero con frecuencia se sienten en los dedos de las manos, las manos, los pies, los brazos y las piernas.

Según la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semfyc), los hormigueos se conocen como “parestesias” y suelen aparecer por la postura que mantegamos, o bien como síntoma de una enfermedad.

Lo más común es que aparezcan  por la postura que mantengamos, permanecer en la misma posición en un tiempo prolongado; o por la lesión de un nervio.

Otros motivos que se apuntan son la falta de vitamina B12; niveles anormales de calcio, potasio o sodio en el cuerpo; al uso de determinadas medicinas, a la diabetes mellitus, a los tratamiento de quimioterapia o radioterapia, a la aterioesclerosis, a una congelación o inflamación de los vasos sanguíneos, a la mordedura de una animal o insecto o por toxinas en mariscos.

La parestesia puede dar lugar a enfermedades como el síndrome del túnel carpiano, las migrañas, hipotiroidismo, esclerosis múltiple (ELA), crisis epilépticas, accidentes cardiovasculares o estrechamiento de los vasos sanguíneos por una mala regulación de la temperatura en manos y pies, llamada esta enfermedad fenómeno Raynaud.

Entre los hormigueos se distinguen las parestesias  u hormigueos episódicos, y los hormigueos permanentes. Los hormigueos episódico se derivan de la comprensión nerviosa como los producidos por hernias discales, el túnel carpiano, o por posturas prolongadas; y entre los permanentes podríamos incluir a la deficiencia de vitamina B12, la diabete mellitus o el ELA.

Comentarios