LA CUAS CIERRA EL AÑO 2017 CON UN SUPERAVIT DE 95,976,22 EUROS EN 2017 Y UNA MASA DE AGUA EN RIESGO CUALITATIVO Y CUANTITATIVO


La CUAS pretende conseguir un censo real de pozos utilizados y reducir “los pendientes de pago” para conseguir bajar las cuotas


La Comunidad de Usuarios de la Masa de Agua Subterránea Consuegra-Villacañas (CUAS), que reúne a unos 5.000 usuarios de 22 pueblos distintos de las provincias de Toledo y Ciudad Real, ha arrojado un superavit al cierre del 2017 de 95.976,22 €. 

Según informó la CUAS, en Asamblea General Ordinaria, la pasada semana en Madridejos, "hay que aclarar que las cuotas del 2017 se emitieron en diciembre de 2017 y prácticamente no hubo gastos ni de personal ni de medios". 

Por otra parte, la previsión para el 2018, con el presupuesto  previsto de la CUAS y gastos, arroja un superavit de 1.705 euros (las cuotas del 2018 van a ser emitidas para su cobro entre los meses de octubre-diciembre de este año). 

Los resultados fueron dados a conocer en la Comunidad de Labradores de Madridejos, donde se celebró la asamble, a la que asistieron unos 250 usuarios, de los cuales algunos eran portadores de delegación de voto de otros usuarios, de los cerca de 5.000 que tiene la CUAS.


Según el tesorero, José Antonio Romo Cervantes, es necesario reducir los pendientes de cobro para mejorar las cuotas y el precio de superficie, y para ello será necesario también legalizar todos aquellos pozos que en la actualidad son ilegales.


“Consiguiendo un censo real de los pozos que están funcionando y reduciendo los pendientes de cobro, se podrán bajar las cuotas”, informó el tesorero a los reunidos, a quienes informó que “el objetivo principal de la CUAS es mantener la cantidad y calidad de la masa de agua, además de economizar”.




La CUAS tiene como objetivos a corto plazo, tras su primer año de funcionamiento, intentar dar el mejor servicio y cuidar los recursos hídricos de la que dependen sus usuarios. Así los usuarios han recibido folletos explicativos de los servicios que presta la CUAS, cuya sede se encuentra en Madridejos, en el antiguo instituto Valdehierro.


La CUAS va intentar ir bajando las cuotas que actualmente los usuarios están pagando por hacer uso del agua del acuífero 20; y actualmente trabajan en contacto con el guarda de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, un paso que se ha dado dentro de la Comunidad de Aguas, de vital importancia para su funcionamiento.


Según el informe técnico de la CUAS, la masa de agua se encuentra en la actualidad en riesgo cualitativo y cuantitativo, y abarca 160.000 hectáreas de 22 municipios de las provincias de Toledo (18)  y Ciudad Real (4), entre los que se encuentran Madridejos, Consuegra, Villafranca de los Caballeros, El Toboso, Camuñas, Turleque o Los Yébenes.


La CUAS fue declarada en riesgo en el año 2014, lo que llevó a la Confederación Hidrográfica del Guadiana a que se constituyese una Comunidad de Usuarios en la que se aprobase un programa de actuación para la recuperación del buen estado de la masa y aprobar un régimen anual de extracciones.


       Respecto al Régimen de extracciones del año 2018, que fue publicado en el DOCM el 03/01/2018 establece unas dotaciones de 1.500 m3/Ha/año para cultivos leñosos y 2.200 m3/Ha/año para cultivos herbáceos. El régimen de extracciones para el año 2019 todavía no lo sabemos, comenzará a negociarse en los próximos meses y se aprobará a final de este año 2018, aunque se intentará que la dotación sea la misma y no inferior.

La lectura de contadores a partir de ahora será por años naturales, del 1 de enero a 31 de diciembre, y se dará a conocer, dicha lecrtura a la CUAS y a la Confederación Hidrográfica del Guadiana entre los meses de enero a marzo, inclusive.


El régimen de precipitaciones sigue siendo muy irregular. Históricamente está recogida una media anual de 400 mililitros. En este sentido desde la CUAS se tiene el objetivo de adquirir una estación meteorológica, aunque ya existen tres.


Desde que la masa de agua se declaró en riesgo, los años 2015 y 2017 fueron evaluados como secos, mientras que 2016 fue bueno a nivel pluviométrico. En el último año los meses de septiembre de 2017 y julio de 2018 no hubo precipitaciones, pero las lluvias de febrero, marzo y abril de 2018, dan la perspectiva de que el año acabe como un año muy bueno, a nivel pluviométrico, respecto a los anteriores.


Los niveles de agua bajo el suelo han subido en Villa de Don Fadrique, Urda y Herencia, mientras que Consuegra y Miguel Esteban, son las localidades de la CUAS que peor se encuentran por la bajada del nivel freático o piezométrico.


A nivel cualitativo la masa de agua falla en sulfatos y nitratos porque no cumple con los límites establecidos.


Según la Confederación Hidrográfica del Guadiana existen 6.390 captaciones, siendo Madridejos, Villacañas y Consuegra las que representen el 50% de las mismas.




Según la CUAS se requiere un mayor control de los pozos ilegales y una recogida más exacta de los pozos legales, y según este informe técnico las previsiones para 2019 “no pintan bien”. Será en octubre cuando se dé a conocer el dato exacto en cuanto al régimen de extracciones.


La CUAS trató varios puntos dentro del orden del día, entre ellos, el informe de la presidencia, la liquidación de presupuesto de gastos e ingresos del año 2017 y cuentas anuales del año 2017; la lectura y aprobación  de los presupuestos de ingresos y gastos para el año 2018, así como la aprobación de cuotas para distintos usos y servicios para 2018 a propuesta de la Junta de Gobierno y el informe técnico anual del estado de la masa de agua subterránea y su previsiones para el año 2019, para acabar con el turno de ruegos y preguntas.


El alcalde de Madridejos, José Antonio Contreras Nieves, vicepresidente de la CUAS, presidió la Asamblea, en ausencia del presidente, Teodomiro Carrero Gallego. Asistieron el tesorero José Antonio Romo Cervantes y la secretaria María Jesús Gutiérrez Camuñas, el vocal, Antonio García Soto, así como distintos asesores y funcionarios.


En el turno de ruegos y preguntas, un usuario de Urda intentó reventar la votación de los puntos del orden del día alegando la inutilidad de la CUAS, quien pidió que antes de votar, se votase la disolución de la CUAS.


Los reunidos no se manifestaron claramente acerca de esta petición, ni la Junta Directiva, se pronunció, teniendo como consecuencia que unos usuarios abandonaron la sala y otros se acercaron a las urnas para votar los puntos tratados en la Asamblea.






Comentarios