EL MAL ALIENTO O HALITOSIS



El mal aliento o halitosis suele afecta al 25-30% de la población adulta. El mal olor se origina en la boca, y más concretamente en la parte posterior de la lengua. En esa parte puede acumularse restos de alimentos, mucosisdad y de células descamadas. Cuando estas sustancias son descompuestas por bacterias de la boca aparece la halitosis, por ello es importante hacerse una correcta higiene bucal y de prótesis dentarias, ortodoncias y  piercings linguales.

La saliva tiene un efecto limpiador y antimicrobiano, y por tanto protector ante este problema, por ello cuando durante el sueño disminuye la protección de saliva tiene como resultado que se despierte con halitosis.

Otras circunstancias que pueden disminuir la producción de saliva y empeorar el mal haliento son la deshidratación, el ayuno, la fiebre, la respiración bucal y algunos medicamentos; también algunos alimentos como la cebolla, el ajo, las especias, el repollo, la coliflor, el chocolate, el pimiento, el café, las dietas muy ricas en grasas y proteínas, entre otros. El tabaco (incluso en fumadores pasivos), el alcohol y la marihuana producen olores fétidos en la boca.

Para evitar el mal haliento es recomendable:

1.-Beber agua con frecuencia.
2.-Mantener una adecuada higiene bucal.
3.-Masticar chicles sin azúcar un tiempo breve.
4.-Mantener una adecuada higiene nasal.
5.-Acudir de modo regular al odontólogo.








Comentarios