DECENAS DE VECINOS DE MADRIDEJOS PARTICIPAN EN UNA RUTA URBANA EN BICI

EL NUEVO DECRETO DE INCLUSIÓN EDUCATIVA INCORPORA “POR PRIMERA VEZ” A LOS ESCOLARES CON TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE COMO ALUMNADO CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

José Manuel Almeida ha estado en Toledo

A los profesores se les ha ofrecido las pautas, estrategias y herramientas para utilizar en el aula

El director provincial de Educación, Cultura y Deportes, José Manuel Almeida, ha destacado que con el nuevo Decreto de Inclusión Educativa, elaborado por el Gobierno regional para su puesta en marcha a partir de este año, se incorporará “por primera vez” a los estudiantes afectados por el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) como alumnado con necesidades educativas especiales, “mejorando así la dotación de recursos que su atención educativa conlleva, la intervención temprana y preventiva ante las necesidades concretas de estos alumnos y alumnas, así como el asesoramiento a los centros y al profesorado”.

Así lo indicaba hoy, en Toledo, José Manuel Almeida durante la inauguración de la jornada formativa ‘Tengo en clase un niño con TEL’, organizada desde la Asociación regional de familias de niños con Trastorno Específico del Lenguaje (ATEL-CLM) y dirigida especialmente al profesorado de Infantil y Primaria, donde se les ofrece las pautas, estrategias y herramientas básicas para utilizar en el aula y atender de manera eficaz a escolares afectados por este tipo de trastorno, así como para poder detectar a tiempo sus primeros síntomas.

El pedagogo y máster en Psicología y Gestión Familiar, Jesús Jarque, imparte este curso, acreditado por la Consejería de Educación y con una duración de nueve horas formativas, para profesionales del ámbito educativo (profesores y orientadores), del ámbito clínico (desde logopedas, psicólogos o educadores sociales), así como para estudiantes universitarios de estas áreas.

Su objetivo es proporcionar una formación práctica para la atención adecuada de los niños y niñas afectados por TEL, un trastorno grave y duradero, no siempre identificado a tiempo, que dificulta de manera específica y de distintas formas el aprendizaje y la compresión del lenguaje y que no está asociado a otro tipo de discapacidad intelectual o física.

El director provincial de Educación señalaba que este trastorno “puede suponer una barrera para el desarrollo y la trayectoria escolar de las personas que lo padecen, de ahí la importancia de proporcionarles oportunidades educativas ajustadas a sus necesidades y de calidad y, por ello, desde el Gobierno regional estamos trabajando de forma decidida para que los niños y niñas con TEL y sus familias estén convenientemente atendidas tanto a nivel personal como educativo”.

Un esfuerzo que “se viene realizando en los últimos años” -según añadía Almeida- comprometiendo de forma coordinada a la Administración regional, a los centros educativos, al profesorado y a las familias para “llevar a cabo este proyecto educativo de Castilla-La Mancha, regido por los principios y valores de la escuela inclusiva, cuyo objetivo es garantizar la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes y fomentar esa participación de toda la comunidad educativa para ofrecer una mejor respuesta al alumnado con necesidades especiales”.

El Decreto de Inclusión Educativa establece, entre otras novedades, la creación de la Red de Apoyo a la Orientación, Convivencia y Atención a la Diversidad, que cubrirá las necesidades de asesoramiento de docentes y familias, así como la puesta en marcha de un plan específico de formación para el profesorado sobre tecnologías y metodologías que favorezcan la accesibilidad, el diseño universal de aprendizaje, la individualización de la enseñanza y la participación de toda la comunidad.

Por último, el director provincial ha querido felicitar a la presidenta de ATEL-CLM, Ana Sánchez Cuartero, así como al resto de miembros de esta asociación que, “a pesar de su reciente constitución en 2015, supone ya un importante respaldo tanto para las familias como para los profesionales y en conseguir una atención más adecuada y eficaz para los niños y niñas afectados por el Trastorno Específico del Lenguaje”.

Comentarios