RECETAS DE ANTES PARA NIÑOS DE AHORA: LA CATA DE LOS ABUELOS

Los niños disfrutaron con la actividad


La cata es un alimento que suele tomarse en la merienda y que ha pasado de generación a generación de padres a hijos, y de abuelos a nietos, desde hace decenas de años, por no decir de siglo a siglo ya que, si en el XX la tomaban los tatarabuelos, en el XXI la degustan los tataranietos.

Con motivo de la celebración de la Semana Cultural en el colegio privado-concertado Cervantes de Madridejos se organizó un Dia de Convivencia con los Abuelos que sirvió para enseñarles a los más pequeños del colegio cómo se elabora una cata.

Varios niños de Educación Infantil de este colegio estuvieron orgullosos de que sus abuelos estuvieran presentes en una clase magistral, como profesores, enseñándoles a hacer esta merienda que en ciertas ocasiones les preparan en sus casas a media tarde.



Las profesoras de Educación Infantil prepararon todo para elaborar esta receta, típicamente manchega, que lleva pan, tomate, aceite, sal y para quienes les guste una poquita cebolla.

Los abuelos agruparon a los niños y les enseñaron el arte de rebanar el pan para elaborar la cata, cómo picar los tomates, cuánto aceite se rocía y qué sal debe añadirse para tener el verdadero gusto de una cata manchega.

Quitar un cantero de pan, retirarle la miga hasta hacer un hueco, ponerle el tomate picado, echarle aceite y sal, es la forma de elaborar esta cata manchega, que después se toma mojando la miga de pan retirada y saboreándola poco a poco, tal como explicaba una de las abuelas que ayudó a los niños a elaborar las catas.

El resultado final fue extraordinario ya que todas las catas elaboradas se comieron entre niños y abuelos, sin dejar ni rastro, y sobre todo rodeados de esa ilusión que tenían los niños por compartir una de sus clases de colegio al lado de sus abuelos.

Al término de la sesión, que se celebró en una de las aulas de infantil, los niños agradecidos por la aportación culinaria de sus abuelos, les regalaron un detalle manual elaborado por ellos mismos.

La convivencia fue entrañable, como todas las que se celebran con los abuelos cada año con motivo de la Semana Cultural del colegio. El año que viene habrá más y mejor, porque esta actividad es una de las más enriquecedoras de las que se programan con motivo de la Semana Cultural del colegio privado-concertado Cervantes.



Comentarios