EL ARTE DE LA PAPIROFLEXIA O LA EXPERIENCIA DE CREAR ARTE CON EL PAPEL

Los niños disfrutaron con el taller




El origami o papiroflexia es un arte que consiste en el plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento, obteniendo figuras de formas variadas. Este arte además aporta distintos beneficios a quienes lo practican, especialmente para los niños, que van desde la estimulación de la creatividad a la coordinación óculo-manual, pasando por la mejora de la comprensión matemática a través de la geometría.

En la película “Kubo y las dos cuerdas mágicas”  de Travis Knight, último film proyectado por el Foro de Cine Madridejos en colaboración con el Ayuntamiento, este arte es practicado por su protagonista. Este motivo sirvió para invitar al maestro de la papiroflexia, Severiano Salamero con el fin de impartir un taller. Durante aproximadamente hora y media, consiguió el maestro, que un grupo de niños y niñas de edades comprendidas entre los seis y doce años, hiciesen una serpiente, una flor…, y pudiesen apreciar la habilidad papirofléxica de Valeriano Salamero, en la que lleva entrenándose años.

“A nivel pedagógico sirve para mucho, sirve para coordinar las manos con el cerebro, sirve para la enseñanza de las matemáticas, porque la papiroflexia en realidad es geometría encubierta, pero sobre todo es algo lúdico, algo divertido que se puede hacer en cualquier momento y en cualquier lugar”, dijo Valeriano Salamero.

Tal y como expresaba el arte de la papiroflexia Salamero, lo vivieron los niños que asistieron a este taller, quienes al término del mismo, le dieron las gracias, tras apreciar esta actividad que desconocían, más allá de la pajarita de papel, el barco o el avión,  y que durante su desarrollo estuvo apoyada por los miembros del Foro de Cine Madridejos, Isidoro Rodríguez, Fernando López Tapial y Guillermo Sánchez Sánchez.

“Este taller está muy relacionado con la película que se va a proyectar porque el niño protagonista hace figuras de origami para relatar sus historias, aunque en la película prácticamente se pliegan solas” añadió el maestro de la papiroflexia.

El hecho de programar este taller antes de la proyección de la película les sirvió a los niños a identificarse con el protagonista de la misma, Kubo, algo que les llenó de satisfacción y fantasía en el ámbito de su inmensa imaginación.




En Toledo la Escuela “Javier Caboblanco Brasero” tiene un canal en youtube donde cuenta historias con papiroflexia que vale la pena visitar y conocer,  para quienes quieran aprender, desde el punto de vista lúdico, del arte de la papiroflexia u origami, nombre este último que se le dio en Japón, cuna del nacimiento de las creaciones artísticas en papel.

“El origen del término origami, surgió en Japón y procede de los vocablos japoneses “ori” que significa doblar y “kami” que significa papel. Después por el rendaku (fenómeno fonético japonés)  la “kami” se transformó en “gami”.

El taller de papiroflexia celebrado en Madridejos se caracterizó por el interés prestado por los niños y sobre todo por su paciencia, capacidad de espera y calma en el desarrollo, en este caso, de actividades que requieren tiempo.


En España está la Asociación Española de Papiroflexia a la que pertenece Valeriano Salamero, donde se hace honor al escritor de la Generación del 98, Miguel Unamuno, por un motivo especial, él fue quien difundió la papiroflexia en España en el siglo XIX a la que llamaba “cocotología”.

“Los miembros de la asociación nos juntamos de vez en cuando y compartimos figuras y editamos un boletín; también pertenezco al grupo zaragozano de papiroflexia, pues mi origen es aragonés, y además soy miembro de otro grupo de papiroflexia que está en Cartagena”, indicó Valeriano Salamero.

Según Salamero la papiroflexia funciona mucho por grupos, “pues es dónde se aprende”, porque ante las dificultades unos se ayudan a otros, con la finalidad de compartir y transmitir.

Aparte de los beneficios pedagógicos que aporta la papiroflexia, existen otros como los terapéuticos, tales como controlar la ansiedad, ayudar en la psicomotricidad fina o  fomentar la autoestima.

“He conocido casos de personas que gracias a la papiroflexia han conseguido levantar su autoestima, por la satisfacción que han alcanzado tras elaborar una figura de papel, que le ha supuesto en el camino de desarrollo ciertas dificultades, que al final  han superado”.

El Taller de Papiroflexia programado por el Foro de Cine Madridejos acabó teniendo un importante éxito por la emoción que despertó en los niños en llegar a saber a hacer con el papel algo más que un barco o un avión, quizás también una pajarita de papel.




Comentarios