¿TRAS LA TEMPESTAD LLEGA LA CALMA…?

EL EDITORIAL

Agua, agua bendita del cielo, pedían agricultores y población en general. El agua ha venido como una galerna enraizada a la troposfera, para gusto de algunos y disgusto de otros.

Desde el pasado mes de febrero las lluvias y el viento se han sucedido en la comarca de La Mancha Toledana, día tras día, al menos quince continuos, lo que ha provocado que la situación meteorológica en la zona haya cambiado respecto a su clima, especialmente seco y con pocas lluvias.

Hace años los agricultores vivían días como estos, entonces se decía: “estamos de temporal”, hoy esa frase se ha dejado de decir por las circunstancias que acusan el desastroso cambio climático, que en minutos convierte a una zona en lo que no la identifica climáticamente.

Este hecho hace que sucedan fenómenos desastrosos, como el acaecido en la Crestería Manchega, concretamente el daño sufrido por los molino de viento de “El Cerro Calderico”, u otros impactantes y maravillosos como los acaecidos en las sierras de Madridejos, donde sus arroyos corren más que nunca, y el agua se ha estampado en la tierra como si fuese su alma.

La crecida del río Amarguillo a su paso por las localidades de Consuegra, Madridejos y Camuñas ha sido otro hecho que ha acontecido y ha atraído la atención de numerosos medios de comunicación provinciales y por supuesto su cobertura a través de las redes sociales facebook, whatsapp, tweeter…

En Camuñas este hecho desbordaba las previsiones, hasta abrirse el río hasta los cultivos más cercanos, afectando a la siembra, y dejando algunos cultivos sin producción por anegarse el terreno de agua.

El pasado verano en la vecina localidad de Villafranca de los Caballeros se lamentaba la sequía de sus lagunas, un paraje especial en el centro de La Mancha visitado por muchos bañistas, donde incluso existe un balneario para usos medicinales y curativos.

Villafranca de los Caballeros no está contenta del todo, pues pese a la lluvia caída su la recuperación de las lagunas ha sido mínima y se necesita mucha más agua para alcanzar su estado original.

Emma, Félix y Gisele no han dejado las mismas noticias a lo largo de unos veinticinco kilómetros que pueden unir a estos cuatro pueblos de La Mancha: Consuegra, Madridejos, Camuñas y Villafranca de los Caballeros.

¿Tras la tempestad llega la calma…? El tiempo, siempre el tiempo responde a este tipo de preguntas. De momento, el viento y la lluvia no han sido del agrado de todos. Consuegra invertirá 2 millones de euros en reparar sus molinos y los desastres acaecidos en el casco urbano, Madridejos goza del caudal de su río y de la belleza de sus sierras, Camuñas lamenta la inundación del río que ha dañado sus cultivos y Villafranca de los Caballeros, quisiera más agua para sus lagunas.

El viento sigue soplando en estos momentos, previsión del día, 25 km/hora, para el sábado se alcanzarán los 40 km/hora, las lluvias van dispersándose, y todos esperamos vivir una Semana Santa con tiempo tranquilo.

Comentarios