EL PP VUELVE A PEDIR AL PSOE QUE MEJORE EL ASPECTO DE MADRIDEJOS

LA PARROQUIA DE MADRIDEJOS PUBLICA LOS ESTIPENDIOS POR LOS SERVICIOS PRESTADOS A LOS FELIGRESES

Los estipendios han sido aprobados por los Obispos de la provincia de Toledo

Las hojas informativas se encuentran expuestas en todas las iglesias abiertas al culto

                La Parroquia de Madridejos ha expuesto en todas las iglesias abiertas al culto los estipendios por servicios realizados desde la Parroquia ante el interés de los feligreses por saber qué coste tienen estos servicios.

                Según el Párroco de Madridejos, Leo Yugo Paniagua, estos precios son orientativos porque lo que el feligrés quiera pagar es voluntario y según sus posibilidades económicas, pero los precios publicados sirven para informar a la comunidad parroquial ante el interés mostrado por conocerlos. No obstante, cualquier persona necesitada podrá recibir los sacramentos aunque no aporte cantidad económica.

                Los precios de las misas y estipendios de la provincia eclesiástica de Toledo se aprobaron el pasado el pasado 20 de diciembre, y han sido expuestos en las iglesias, en este mes de febrero. Los precios oscilan entre los 4 euros de un certificado ordinario  a los 400 euros que cuesta una misa Gregoriana; aunque la mayoría de precios oscilan entre los 10 euros y 30 euros.

                Recibir el sacramento del Bautismo son 15 euros; el de Matrimonio 60 euros; un novenario e intención de misa 70 euros; un funeral 15 euros y la exequias completas 60 euros; mientras que una misa manual (la normal y ordinaria) cuesta 10 euros.

                Los estipendios han sido aprobados por Decreto por los Obispos de la provincia de Toledo, que han mantenido las cantidades para las ofrendas de los fieles en caso de administración de Sacramentos y Sacramentales, en relación con el Decreto anterior.

                Según este Decreto cuando se ofrece un estipendio para que la Santa Misa se celebre por la intención de algún feligrés, este contribuye al bien de la Iglesia y al mantenimiento de sus ministros y actividades. Asimismo, indica que los sacerdotes deben celebrar la misa por las intenciones de los fieles, sobre todo de los necesitados, aunque no se pague ningún estipendio.

                Las ofrendas por Sacramentos y Sacramentales no revierten en la persona del sacerdote sino que van a parar al fondo económico parroquial, que debe distribuirse según las normas establecidas por el Obispo diocesano.



Comentarios