DECENAS DE MASCOTAS FUERON BENDECIDAS ANTE LA IMAGEN DE SAN ANTONIO ABAD

Decenas de animales fueron asperjados con agua bendita

El barrio de San Antón le regala un cáliz al santo en el día de su onomástica

                Decenas de animales fueron bendecidos por el vicario parroquial don David Sánchez Alonso en la ermita de San Antón del municipio de Madridejos con motivo de la onomástica del santo que se celebra cada 17 de enero.

                El barrio de San Antón organizó los actos tradicionales de este día, en el que los vecinos, devotos y cuidadores de la ermita y del santo, le regalaron un cáliz que se utilizará en todas las Eucaristías que se celebren en su ermita y en la del día de su onomástica, que tiene lugar en la iglesia parroquial El Divino Salvador.

                Los vecinos del barrio de San Antonio Abad, portaron al santo en una carroza hasta la iglesia parroquial acompañados por la banda de cornetas y tambores de la cofradía del Cristo del Prado, por las autoridades municipales, mayordomía y representantes de distintas cofradías de Madridejos, así como por vecinos de la localidad, muchos de ellos acompañados de animales.



                La Eucaristía fue ofrecida al santo, “seguidor de Jesús”, tal y como decía en la monición de entrada una de las vecinas de san Antón, que junto a otras participaron en distintas partes de la misa, entre ellas el Ofertorio, donde se ofreció el nuevo cáliz al santo.

                La iglesia de El Divino Salvador estuvo muy concurrida, y excepcionalmente acudieron animales a misa, cuyos propietarios honraron al patrón de los animales; además fueron muchos los niños que acudieron a esta celebración.

                El coro parroquial cantó esta misa y a su término volvió el santo en procesión hacia su ermita donde tuvo lugar la bendición de animales, después de la traca por la celebración del día de San Antón que alumbró la ermita del santo.

                La historia del santo
                Don David Sánchez Alonso en su homilía resumía la historia de san Antonio Abad de quien dijo que “yendo de camino a la iglesia con su hermana escuchó que Dios le decía: -vende todo lo que tienes y sígueme-. San Antón vendió gran parte de su fortuna dejando parte a su hermana, a los pobres y algo para él. Volvió san Antón a la iglesia y volvió a escuchar que vendiera todo lo que le quedaba. Así lo hizo y marchó al desierto para vivir como un “abad”.  San Antonio Abad hizo mucho por la gente y por los animales, vivió con el pensamiento puesto en Dios y optó por el desapego de las riquezas para vivir en oración con el Señor”.

                

Comentarios